sábado, 18 de mayo de 2013

Eficacia


Es un crimen
no obedecer a la anfitriona.

Es un crimen
no visitar La Haya.
Como huésped, olvidas
que el tiempo no es hospitalario,
es absoluto.
La anfitriona
prepara su boda y te persigue
(recorta su vestido, extiende sus collares
con vueltas de recuerdo).

Abandona la idea del paseo.
La lentitud del sol,
el paisaje y las bestias son mediocres
y la altura del agua es artificialmente estipulada
-rudimentos de ingeniería hidráulica-.

Tu esperanza reside en el salvajismo de la oca.
El ataque violento,
un relato irrisorio.
(La oca es
el mejor vigilante de tu casa,
persistencia y graznido).

Abandona la idea del descanso.
Como invitado, debes llegar hasta La Haya,
única alternativa a los suburbios.

Aquí solo se vive.


(Para Marina y Carlos, los mejores anfitriones, apelando a su sentido del humor)

Reseña de "Último Ahora" en Ariadna-RC

 
 

 
 
Álvaro Muñoz Robledano reseña para Ariadna-RC la antología "Último Ahora", en la que participo junto a los siguientes poetas: Jesús Urceloy, Marisol Huertas, Déborah Antón, Antonio Rómar, Sebastián Fiorilli, Ana Isabel Trigo, Diana García Bujarrabal, Begoña Moreno-Luque, Iago Chouza, Paz Hernández Páramo, Nares Montero, María Eloy-García, José Antonio Rodríguez Alva (también antólogo) y Juan Carlos Mestre.
 
 
"María Solís (...) exprime la racionalidad de los contratos sociales, estéticos y sentimentales que nos rodean, pues es imposible que la primera del singular que utiliza no ataña a cualquiera que ronde por las calles. Sus poemas gritan el mercantilismo que impregna lo más íntimo de nuestra cultura, los sentimientos inmóviles a pesar de ellos mismos, como la morrena de un glaciar llamado economía."