jueves, 7 de abril de 2016

Cuando las palomas (Traición -pero mucha- de un poema de R. A. Villanueva)


En el columbario escarbado
con las manos, un hombre señala
donde las palomas anidarían, los huevos

serían cuidados por los monjes, y la cueva cerrada
con llave en el ocaso, bajo la custodia
de asesinos a sueldo de arma blanca.
La bandada era carne en la sequía;

nitrato de potasio; yemas necesarias para adherir
retratos a los muros, para levantar un cielo
dorado con violetas y mirra.

Esta noche, mi madre se pinta las uñas
de negro –un tono que llama “Materia oscura”-.
Numera lo que queda de sus células,

nos habla de la quemazón dentro
de sus rodillas, ríe una promesa de lucha.


R. A. Villanueva
Traducción: María Solís Munuera


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada